X

La bondad del caso extremo

EFE / Juan Carlos Hidalgo

En esta noticia se habla de :

La bondad del caso extremo

Una de las incontables deficiencias de la derecha oficial es que no entiende a la izquierda. No sabe leerla, como dicen los anglos. Cree desenmascararla, asestarle un zasca glorioso desgranando una cascada de datos incontrovertibles en todos los formatos para revelar que cuela el mosquito y se traga el camello, que se fija en una anécdota más que dudosa e irrelevante mientras ignora los casos más flagrantes, numerosos y dramáticos.

Pero eso que la derecha ve como un defecto en la izquierda es en realidad uno de los pilares de su estrategia. Los ingleses dicen que los casos difíciles generan malas leyes, pero la izquierda entiende que esos casos límite, como una frase equívoca o un beso de consentimiento cuestionable son, precisamente, los que le permite continuar la revolución.

Por eso llama ‘terrorismo’ a cualquier cosa salvo al verdadero terrorismo, que es para ellos un fenómeno complejo que hay que entender en el marco del contencioso y tal y cual. Por eso una terrible violación no le interesa, porque todo el mundo está contra la violación, y así prefiere el caso extremo con el que hacer leyes ideológicas que impongan su modelo.

La esperanza no es que la derecha venza, sino que la izquierda se devore a sí misma en este proceso enloquecido de ir siempre más allá en todo, en una demencial espiral revolucionaria.

El bulletin

Del ToroTv

Suscríbete y disfruta en primicia de todos nuestros contenidos