PUBLICIDAD
FÍSICOS Y PSICOLÓGICOS

La Fiscalía de Madrid denuncia a tres empleados de una residencia por maltrato a dos ancianas

|

La Fiscalía de Madrid ha presentado ante el juez una denuncia contra tres empleados de la residencia Los Nogales de Madrid por presuntos malos tratos físicos y psicológicos a dos ancianas que tenían a su cargo.

En la denuncia, el Ministerio Público pide al juez que cite en calidad de investigados a Mónica Moya Pérez, Bryan Israel Noboa Calle y María Josefa Trueba López y en calidad de testigos a los responsables de la residencia.

PUBLICIDAD

El pasado 4 de diciembre, el hijo de una de las ancianas afectadas por el caso presentó una denuncia ante la Fiscalía en el que ponía de manifiesto la situación de maltrato continuado que venía padeciendo su madre durante su estancia en dicha residencia. El denunciante aportaba junto a su escrito tres vídeos grabados en el interior de la habitación y ocho fotografías de lesiones que habían sido infringidas presuntamente por el personal de la residencia.

En el examen de los vídeos, publicados por la Cadena SER, se podía apreciar como Mónica Moya Pérez en presencia de Bryan Israel Noboa Calle realizaban una serie de acciones impropias durante el cambio de ropa de dos ancianas.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Por ejemplo, se puede observar cómo una de las personas implicadas echa la cabeza de una de las mujeres hacia atrás «violentamente» mientras la está desvistiendo. En otras imágenes se puede observar cómo le da dos bofetadas en la cara de otra de las ancianas y cómo le quita bruscamente la dentadura postiza a otra de las afectadas por los malos tratos.

El denunciante ha explicado, en declaraciones a la Cadena SER, que desde mayo de 2015, cuando ingresaron a su madre en la residencia de Los Nogales de Hortaleza, comenzó a verle «hematomas en diversas partes del cuerpo» y «presentaba hinchazones en rodillas y tobillos». Decidió emitir escritos a la dirección del centro pidiendo explicaciones y las respuestas que recibía eran que todo estaba bien, que los trabajadores trataban bien a los ancianos y que los golpes se los habría hecho ella misma. Ante esa situación, tomó la decisión de grabar con cámaras el interior de la habitación de su madre en la residencia.

PUBLICIDAD