PUBLICIDAD

1.129 menores extranjeros no acompañados llegaron a Cataluña en la primera mitad de año

|

El Homrani rechaza devolver a su país de origen los menores no acompañados que hayan delinquido.

El consejero de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat, Chakir El Homrani, ha informado este jueves de que en el primer semestre de 2019 han llegado a Cataluña 1.129 menores extranjeros no acompañados.

PUBLICIDAD

En una interpelación en el pleno del Parlamento catalán ha explicado que entre enero y marzo llegaron el número de menores que la Generalitat había calculado para ese período, y que a partir de abril el crecimiento ha sido menor, pero que la cifra de esta primera mitad de año es superior a la de 2018.

También ha señalado que, del millar de menores no acompañados que estaban siendo tutelados por la Generalitat y que han cumplido los 18 años, unos 300 han decidido «de forma lícita y legítima» renunciar a entrar en el sistema de ayudas y protección a extutelados.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Asimismo, otros 200 han tenido la posibilidad de ir con una familia con referentes adultos o de encontrar trabajo, por lo que están en un «proceso de emancipación», y los 500 restantes se han acogido a las ayudas a menores extutelados.

Ante la pregunta del PP de si el Gobierno regional se plantea activar los mecanismos para devolver a los menores migrantes «conflictivos» a sus países de origen, El Homrani lo ha rechazado porque dice que está prohibido por ley.

«Ya no es que a este consejero no se le pase por la cabeza. Es que está prohibido por la legislación internacional. En estas cosas tenemos que ser cuidadosos para que no generemos unos mensajes que no son reales y no son razonables», y ha apostado por trabajar la prevención en los países de origen.

PUBLICIDAD

Santi Rodríguez

El diputado del PP Santi Rodríguez ha argumentado que, pese a que el 82% de estos menores no ha delinquido, según los datos de los Mossos de Esquadra, es necesario abordar los casos de los que sí han cometido delitos, ya que «no hablarlo no resuelve el problema, lo agrava».

«¿Quiere decir que no vale la pena que activemos todos los mecanismos posibles para devolver estos menores conflictivos a los países de origen?», ha preguntado, y ha defendido que se puede hacer a través de convenios con los países y a través del Ministerio de Asuntos Exteriores.