POLÍTICA MIGRATORIA

El separatismo abre los puertos a los inmigrantes sin consultar al Estado

|

«Nuestro trabajo no es pedir permiso al ministro Josep Borrell para salvar vidas. Hay que exigir al Gobierno que haga el trabajo que no está haciendo», ha indicado el consejero catalán, Alfred Bosch.

El consejero de Acción Exterior, Alfred Bosch, ha anunciado que abrirán los puertos de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), Roses, Palamós (Girona) y Sant Carles de la Ràpita (Tarragona) para que embarcaciones de las ONG que transportan inmigrantes desde el Mediterráneo puedan amarrar.

«El Govern, que gestiona íntegramente estos puertos, abre las puertas de estos puertos para acoger estas embarcaciones para que puedan hacer su trabajo y salvar vidas en el Mediterráneo», ha recalcado en rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo.

Para Bosch, es una obligación política y moral del Govern hacer lo posible para garantizar que no muera más gente en el mar «ante la inacción de los gobiernos y los estados europeos».

«Nuestro trabajo no es pedir permiso al ministro Josep Borrell para salvar vidas. Hay que exigir al Gobierno que haga el trabajo que no está haciendo, que cumpla sus obligaciones en relación al derecho internacional y a los principios más elementales de carácter humanitario», ha dicho al preguntársele si han pedido permiso al Gobierno para esta decisión.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

«Ya conocemos el modus operandi del Gobierno», ha dicho Bosch, tras criticar que mantenga bloqueado en el Puerto de Barcelona el barco de la ONG Open Arms.

Según Bosch, estos cuatro puertos catalanes cumplen las condiciones para acoger estas embarcaciones, y han creado un grupo de trabajo liderado por su Consejería -y también con las de Sostenibilidad, Interior, Salud y Trabajo- para atender la posible llegada de barcos, y podrían sumarse la Associació Catalana de Municipis (ACM) y la Federació de Municipis (FMC).

El informe del Gobierno sobre el efecto llamada

La llegada de inmigrantes a España a través del pateras ha aumentado casi un 200% el mes de en enero de 2019 respecto al mismo período del año anterior, al tiempo que el número de fallecidos o desaparecidos en el mar Mediterráneo camino a las costas españolas se ha duplicado.

Los motivos son el efecto llamada de la política migratoria adoptada por Sánchez, abriendo los puertos españoles a los barcos de ONG que transportan inmigrantes, y el incremento de la actividad de las mafias que trafican con personas.

Es la conclusión sacada de un informe de las Fuerzas de Seguridad del Estado y que ya obra en poder del Gobierno. Tras cotejar datos y recabar opiniones fundamentadas y conocedoras del tema, el documento indica que cuantos más inmigrantes se rescaten en el mar, más fallecimientos se registrarán, tal y como publica El Mundo.

La investigación subraya la existencia real del conocido ‘efecto llamada’ y el provecho que las mafias sacan de las políticas migratorias de puertas abiertas. Concretamente, denuncia el informe, los traficantes de seres humanos se aprovechan de las labores de rescate que realiza Salvamento Marítimo en las costas. Las mafias son plenamente conscientes de que las autoridades no dejarán a los inmigrantes fallecer en el océano, por lo que, incide la investigación, han llegado a enviar las pateras desde Marruecos sin combustible para que las personas que van a bordo sólo completen la mitad del recorrido, donde son auxiliados por España.

pedro Sánchez ha pasado del caso Aquarius, ofreciendo a los buques de las ONG atracar en los puertos españoles, a retener el navío Open Arms. Ha sido este informe, que ha contado con la colaboración y testimonio de entidades como Acnur y de las propias víctimas -los inmigrantes-, uno de los motivos por los que el Ejecutivo ha decidido virar su política.

‘Cuantos más barcos, más muertos’ la alerta de los expertos en inmigración