PUBLICIDAD
EL CAMINO DE LA UNIÓN

El Banco, los Comités, el Tribunal… las otras instituciones que diseñan Europa

|

Una manera muy sigilosa de avanzar con una agenda que intenta reducir el control de los estados en el camino de la Unión Federal.

Parlamento, Comisión y Consejo. Las tres instituciones que más te sonarán. Pero la Unión Europea no sólo se aglutina en torno a estas tres instituciones. A veces es fácil perderse entre la multitud de nombres y siglas que nos encontramos en los organismos repartidos entre las distintas ciudades de Europa. Por eso es bueno aprovechar este capítulo de El camino de la Unión para mencionar otras organizaciones que en diferente medida afectan a nuestras vidas.

PUBLICIDAD

Todos hemos oído hablar del Banco Central Europeo, y es que al final es el que influye y mucho en las vidas de los europeos de la Eurozona (los que usamos el euro). Pero no todas las instituciones son tan conocidas como ésta. Por un lado se encuentra el Comité Económico y Social, formado por las organizaciones sindicales y patronales. Por otro, el Comité de las Regiones, donde los representantes españoles son elegidos casi en su mayoría por las Comunidades Autónomas. Ambas instituciones se utilizan como asambleas consultivas. Es decir, son organizaciones con un presupuesto y con sus cientos de trabajadores dedicados a notificar opiniones al Parlamento Europeo para que éste pueda supuestamente acertar en sus decisiones.

Seguro que en algún momento habéis escuchado que alguno de estos comités ha hecho una declaración sobre lo mal que está España o lo mal que funciona algún sector en concreto. Pues bien, al final sólo tenemos que fijarnos en quién forma para este comité para descubrir la “imparcialidad” de estos chiringuitos. Y nosotros, incrédulos, les otorgamos mayor credibilidad de la que deberíamos concederles por desconocimiento. Por desgracia no son los únicos, aunque sí los más famosos.

Nuestra Unión también cuenta con el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, encargado de velar por el cumplimiento de la legislación europea y que ésta se aplique de manera igual en todo el territorio. Pero no es sólo un mero tribunal de aplicación de la legislación, ya que esta corte también se dedica a interpretar los Tratados, amparándose muchas veces en decisiones legislativas no vinculantes del Parlamento Europeo. Decisiones que a su vez se tomaron en comisiones parlamentarias sobre las cuales la Unión no tiene poderes. Y es que ésta es una manera muy sigilosa de avanzar con una agenda que intenta reducir el control de los Estados en pro de una Unión Federal.

También existen otras instituciones fuera de la Unión pero dentro de Europa, que están vinculadas al Consejo de Europa. Por ejemplo, el tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo (famoso por tumbar la doctrina Parot y ayudar a los etarras presos). El Consejo de Europa está dirigido por la Asamblea del Consejo de Europa, donde España cuenta con 24 miembros, y es en esa asamblea donde 47 países de toda Europa están representados. ¿Sabías que aquí se selecciona a los jueces del Tribunal de Estrasburgo? Sí, esos mismos que tanto han cuestionado a nuestro Poder Judicial y por tanto nuestra democracia. Existen razones suficientes como para decir que los Derechos Humanos adquieren la relevancia política suficiente para utilizarse como arma arrojadiza.

Muchos políticos y partidos políticos olvidan la importancia de estar presentes en estas instituciones, y la inacción de la derecha ha dejado a merced de la izquierda el control de la elección de los jueces del tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo durante los últimos años. Esto ha provocado que jueces partidistas ostenten la representación de los Derechos Humanos y los legisladores que reinterpretan qué personas tienen derechos y quienes no (como muy bien sabemos en España).

PUBLICIDAD

La mezcla de todas las instituciones muchas veces provoca confusión, y hay veces que no sabemos quiénes son los responsables de ciertas decisiones, creando ese caldo de cultivo perfecto para que los europeos no sepamos muy bien a quién pedir responsabilidades.

La dejadez de funciones de los políticos españoles en estas instituciones es la que ha permitido que jueces politizados en Estrasburgo apoyen agendas contrarias a España, y esa misma dejadez de funciones en las distintas instituciones menores de la UE y de Europa es la que ha dejado que partidos con poca representación estatal en Europa obtengan un altavoz para sus consignas a nivel europeo.

Al final, cuando leamos un titular que comience “Una institución de la UE llama la atención a…” o El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo…” debemos preguntarnos: ¿quién está detrás?

PUBLICIDAD