PUBLICIDAD
YA NO CUELA

Una modesta proposición para Pablo Casado

|

Dividir el voto realmente es que PSOE y PP se presenten en listas separadas… Soy un decidido partidario de que Abascal pida cortésmente al PP que no se presente en las provincias pequeñas.

Tengo ya dicho que no me voy a meter en el berenjenal D’Hondt, que uno todavía cuenta con los dedos y debe conocer sus limitaciones. Y también que si el sistema de asignación de votos a escaños acabara llevando a que una mayoría votase echando las muelas por un partido que no le representa para evitar que gobierne otro que le representa aún menos estaríamos haciendo un pan con unas tortas y que llamarle a eso el gobierno de la voluntad popular sería un macabro sarcasmo.

PUBLICIDAD

Casado pide a Vox que no que no se presente en las provincias pequeñas para no dividir el voto, y La Razón, que ha entendido que de los lectores no se puede ya vivir y ha renunciado ya a seguir simulando que se dedica la información, abre su edición de hoy a calzón quitado con esta, digamos, ‘noticia’: “Efecto Álava: más del 50% de los votos de Vox favorecerá a Sánchez’.

Pero si a mí me la podrían colar, afortunadamente hay muchos otros a los que no, como el periodista Luis del Pino, que este mañana nos regalaba en Twitter un hilo de ocho entradas que empezaba así: “1) FAKENEWS CON ESTEROIDES. Ojocuidao a esta tabla que publica hoy La Razón, bajo el título “Provincias en las que el voto de Vox no se traduciría en escaños”. Esto no es que sean fakenews: es que cae ya dentro del gangsterismo matemático, jajaja”.

PUBLICIDAD

Pero no quiero tampoco ser maximalista y negar cierto margen al cálculo y la estrategia en esto del voto, así que entiendo que, en casos de emergencia nacional, un partido pida a otro semejante que no presente candidatos donde va a restar en lugar de sumar.

Por eso soy un decidido partidario de que Abascal pida cortésmente al PP que no se presente en las provincias pequeñas. Si el objetivo es que no nos gobiernen las atroces políticas socialistas, no se me ocurre mejor decisión, porque el PP no ha sido otra cosa que el cómplice necesario del PSOE, el que ha mantenido y consagrado la ingeniería social de los gobiernos del PSOE.

La falacia, a mi modo de ver, no está en lo que obligue el sistema D’Hondt, sino en ese ‘dividir el voto’, con el que Casado pretende insinuar que el Partido Popular y Vox comparten una misma visión con matices y énfasis diferentes. Y no, dividir el voto realmente es que PSOE y PP se presenten en listas separadas. Casado no puede, a estas alturas, tener la desvergüenza de ignorar que PP y PSOE han sido un motor de dos tiempos pero con una idéntica dirección.

¿De verdad es tan importante frustrar el regreso socialista al poder? Pues el voto no puede ser al PP, un partido que ha demostrado no creer en nada ni representar nada ni dejar ninguna promesa por traicionar. De Vox todavía podemos esperar que sea derecha; del PP ya sabemos que solo podemos esperar una decepción que después de tanto sería mera estupidez.

VOX responde a Casado que no se va a plegar a los intereses del PP y mantiene sus candidaturas

PUBLICIDAD