PUBLICIDAD

Estrasburgo admite la demanda de Abogados Cristianos contra la insultante y blasfema exposición de Azcona

|

La asociación también ha denunciado al autodenominado «artista» por un tuit en el que decía que «se ha quedado una noche preciosa para quemar iglesias».

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo ha admitido a trámite la demanda que la Asociación Española de Abogados Cristianos presentó contra España por «no cumplir cuatro artículos del Convenio Europeo de Derechos Humanos» en relación con la exposición de Abel Azcona en la que utilizó formas consagradas.

PUBLICIDAD

En concreto, la asociación considera que el Estado español «ha vulnerado el artículo 6, que protege la tutela judicial efectiva; el artículo 8, que defiende el derecho a la vida privada; el artículo 9, que ampara la libertad religiosa; y el artículo 14, que acoge el derecho a la no discriminación».

Así lo ha dado a conocer este martes en rueda de prensa la presidenta de la asociación, Polonia Castellanos, quien ha considerado un «hito» que el Tribunal de Derechos Humanos haya tramitado la demanda, ya que «sólo el 2% de las demandas encuentran allí amparo».

Suscríbete a nuestro nuevo canal

La Asociación de Abogados Cristianos presentó ante los juzgados de Pamplona una querella contra la exposición de Azcona, una muestra que, a su juicio, supone «la mayor profanación de la historia de España». «Un autodenominado artista robó 242 formas consagradas, hace una exposición y, según él, la vende por 285.000 euros», ha censurado.

La causa fue archivada por el Juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona. La asociación recurrió la decisión tanto ante la Audiencia de Navarra como ante el Tribunal Constitucional y en ambas instancias se volvió a archivar. Fue entonces cuando los Abogados Cristianos decidieron acudir ante el Tribunal de Estrasburgo, que ha admitido a trámite la demanda y actualmente está estudiando el caso. También han denunciado acciones similares de Azcona en Barcelona y Mallorca.

«No íbamos a dejar que la mayor profanación de la historia no tuviese ningún tipo de condena y que este autodenominado artista se fuese de rositas», ha remarcado Castellanos.

PUBLICIDAD

Al margen de la denuncia en Estrasburgo, la asociación también ha presentado una denuncia contra Abel Azcona ante la Fiscalía de Delitos de Odio, con sede en Madrid, después de que el pasado 3 de octubre publicara un tuit en el que decía: «Se ha quedado una noche preciosa para quemar iglesias».

Para Polonia Castellanos, este tipo de manifestaciones evidencian «su intención contra los cristianos» y «nos ayuda en la demanda que tenemos interpuesta en Estrasburgo porque evidencia su ánimo de menospreciar y arremeter contra los católicos».

«Este autodenominado artista no es artista y además tiene un problema de mentira patológica, cinco veces ha dicho que nuestra demanda en Estrasburgo se había archivado y es mentira, se ha admitido a trámite y actualmente se está estudiando», ha afirmado la representante de la asociación.

En su opinión, «el arte moderno merece todo el respeto, es arte», pero Abel Azcona «se vale de decir que es arte para arremeter contra los cristianos». Y ha pedido que «no se confunda lo que muchos artistas hacen con su trabajo, que es muy loable, con lo que hace este señor». «Pedimos que no se confunda el ataque y el escarnio con el arte, porque son dos cosas muy diferentes y los que más perjudicados resultan son los artistas», ha señalado.

‘Irregularidades’

Por otro lado, la representante de la Asociación de Abogados Cristianos ha censurado las «irregularidades» que, a su juicio, se han dado en el proceso judicial. En este sentido, ha criticado que tras la interposición de la querella, «prácticamente no se lleve a cabo ninguna diligencia» y el juez lo archive «diciendo que era un caso de cosas pequeñas, blancas y redondas».

PUBLICIDAD

Igualmente ha criticado que el Tribunal Constitucional archivó la causa en «una resolución de tres líneas, carente de cualquier tipo de motivación y en contra de la tutela judicial efectiva».

Sobre la demanda de Estrasburgo, ha explicado que, en caso de que el tribunal condene a España, es «muy posible» que impongan una condena económica y ha avanzado que, «ya que este señor ha dicho que vendió la supuesta obra por 285.000 euros», pedirán que la multa fuese «proporcional a lo que se lucró a costa de atentar contra los sentimientos religiosos de los católicos».