PUBLICIDAD

Los micrófonos

|

Casado aburre y Rajoy hace reír.

Los micrófonos inadvertidamente abiertos, esos ojos de la cerradura de la vida política que nos ofrecen a ratos una bocanada de realidad, nos enseñaron a Casado en la convención económica del Partido Popular celebrada en Córdoba dispuesto a “matar de aburrimiento” a su público.

PUBLICIDAD

Lo divertido es mandar, e incluso advertir que la farsa sigue colando ante un núcleo duro dispuesto a creerse todas las mentiras antes de cambiar el voto.

Casado es el sí y el no, para cualquier asunto tiene las dos posturas, confirmando así que es un pepero ‘pata negra’, el último muñeco pergeñado por el departamento de marketing con el exterior nuevo y reluciente y el mensaje nihilista de siempre de esta derechita de nuestros pecados. La renovación era Ana Pastor.

Suscríbete a nuestro nuevo canal

Supongo que es muy cansado, y que da gusto salir de todo aquello para echar unas risas, como imagino que deben de hacer los trileros después de un largo día de timar a los viandantes con la bolita. Uno los imagina en el bar, al de los vasos y a su ‘gancho’, repasando la jornada y partiéndose el bazo al recordar las caras embobadas y asombrándose de que un truco tan viejo siga colando.

Es lo que hace Rajoy en un vídeo que circula y que pretende hacer simpático al gallego. Sorprendentemente, lo reenvían algunos votantes ‘peperos’ comentándolo como la cosa más graciosa del mundo, aunque el ex presidente se esté riendo, no con ellos, sino de ellos. Rajoy conversa con Felipe González en el Foro La Toja y destapa el pastel; se ríe de la idea de que él haya sido de derechas, de cómo su primera decisión de gobierno fue subir brutalmente los impuestos después de ganar prometiendo bajarlos. Felipe se retuerce de risa. Qué risa, de verdad, qué gente, se lo cree todo.

PUBLICIDAD