CON EL DÍA POR DELANTE

Una de veintiuna

|

La hipoteca de la Moncloa; la factura (con IVA) de la moción… Podemos llamarlo como queramos, pero seguro que no nos equivocamos si lo describimos con un sencillo y claro ‘chantaje’.

El chantajeado es Pedro Sánchez y el rehén con el que negociar se llama España. Los secuestradores, claro, los separatistas -catalanes, vascos- y los amigos morados de la república. Acorralado entre el falcon y la urna, Pedro Sánchez hará -lo ha dejado claro- lo posible y lo imposible por seguir tocando poder. Tiene todo un ‘manual de resistencia’ como guía.

Y hasta esa convocatoria de elecciones que se ha convertido ya en clamor popular -incluso entre las filas socialistas, que alguno digno hay al que no le gusta sentirse extorsionado y prefiere contar con el apoyo popular para gobernar- no queda más que esperar y, eso sí, tener bien a mano la lista de peticiones de Torra y compañía para ir haciendo una cruz al lado de cada cesión. Llevamos una de veintiuna, y seguimos para línea.